El Cereal Teff: desde Etiopía hasta Salamanca

Esta nueva variante de trigo desembarca por primera vez en los campos de la provincia

Avanzar e innovar es básico en los tiempos de crisis y el campo salmantino se ha lanzado a la aventura con la revolución del teff. Este ha desembarcado en los terrenos de la provincia, concretamente en las localidades de Paradinas y Villaflores, ocupando una superficie de 25 hectáreas cuya evolución es cuestión de estudio.

Ésta es la primera campaña que se siembra este tipo de cereal en Salamanca, que engloba una superficie total de 300 hectáreas en el conjunto de Castilla y León en otras provincias como León, Zamora, Palencia y Valladolid.

Por el momento, y al tratarse de una iniciativa pionera, las tierras son analizadas minuciosamente y su proceso se sigue al detalle para conocer los problemas y ofrecer futuras soluciones positivas para el futuro del teff.

De regadío y ciclo corto

Sin embargo, se trata de un cereal con muchas peculiaridades y distinto a los que están acostumbrados los agricultores de la provincia y de la Comunidad, porque su ciclo es muy corto. La época de sementera se inicia a mediados del mes de mayo y su recolección se inicia en el mes de septiembre siempre en regadío, “porque las experiencias que ha habido en secano son nefastas y el cereal no se desarrolla”, apunta Pedro Luis Alonso, impulsor de esta idea en la región y director de un gabinete agrícola en Zamora. Así, la empresa Teff Castilla y León comercializará y analizará este cultivo para dotarlo de más importancia en un futuro cercano.

La revolución del teff ha llegado a Salamanca y Castilla y León gracias a la patente recogida por Pedro Alonso y que desarrollará este cultivo en los campos castellanos.

Hablando de España, se cultivan un total de 1.000 hectáreas, de las que 300 corresponden a Castilla y León, porcentaje destacable y reseñable.

Buen rendimiento; mejor precio. Sin duda, dos de los aspectos más importantes a la hora de decantarse por un cultivo nuevo como éste, son la producción y el precio del teff en el mercado; por el momento, los datos no pueden ser más esperanzadores porque las primeras pruebas apuntan hacia más de 2.000 kilogramos por cada hectárea en muchas de las parcelas y con perspectivas de seguir aumentando la cantidad.

Y si positivas son las cifras relativas a la producción, mejor son las que hacen referencia al precio, “porque su valor en el mercado alcanza los 0,50 euros por cada kilogramo”, o lo que es lo mismo, los 500 euros por cada tonelada, cerca de cuatro veces más que la cebada o el trigo, con 133 y 158 euros de cotización respectivamente.

Por tanto, una nueva línea de esperanza se abre para los agricultores de la provincia y para los impulsores de esta idea, que esperan que el teff cuente en el futuro con la importancia necesaria para los agricultores... desde Etiopía hasta Salamanca.